<

jueves, agosto 07, 2008

On sale

Cuando tratamos de llenar el corazón con algo externo es porque carecemos de algo muy grande dentro, esos vacios existenciales que llevamos dentro de una cartera Prada, pues ahora es mas importante el tener que el ser y que el estar, carros de lujo con aire que acondicionan nuestra grandeza Armani, que no es mayor que las ganas de que todos sepan que la semana pasada estuvimos en Paris.

Ojo que no es malo tener, lo malo es cuando el tener nos toma a nosotros y no somos más que tarjetas de crédito que cada fin de mes cortan sin ser pagadas o son pagadas y al fin y al cabo no importa si cuando ponemos la cabeza en la almohada no conciliamos el sueño entre nuestras sabanas Tommy de última colección.

Los vuelos de primera clase no llegan al cielo y esas cuentas en dólares no sirven de antioxidantes, nada de eso nos abre las puertas del más allá, que bueno que en otras dimensiones no hay cartas diplomáticas, ni embajadas, ni cuñas, ni tarjeticas.

Seremos todos iguales como rezan por ahí?
Es igual Valdez que Valentino? O Fernández que Ferragamo?
Claro que no, no es lo mismo andar en un 70 a las doce del día con un pica pollo a medio digerir que tener doce tarjetas disponibles y poder visitar setenta países diferentes cuando nos de la gana, huyendo de nosotros mismo y al fín y al cabo ponemos la cabeza en la misma almohada ahora con sabanas Ralph Lauren y tampoco podemos dormir, por lo menos no sin la ayuda de las pastillas Ambien que nos receto el médico.

Hablando con un amigo, de los de verdad, de esos que no se encuentran en restaurantes caros de moda, conversábamos sobre de la complejidad del ser humano y de su nada sorpresiva levedad, como decía Milán Kundera: "Aquel que quiere permanentemente "llegar más alto" tiene que contar que algún día le invadirá el vértigo".

Y el amor que? ese amor verdadero que de por si está casi extinto, ese amor que nos despierta a las cuatro y diez de la madrugada para recordarnos su frágil incondicionalidad entre las mismas sabanas ahora solo de algodón pero que nos permiten descansar tranquilos, sin deudas, donde la palabra hogar no es solo un letrero en la puerta comprado “on sale” en una tienda por departamento.

Los altos niveles de consumismos los cambiamos por esas sonrisitas gratuitas que no preguntan cuánto cuesta un juguete, por que el cariño no es un cambalache.
Entonces sí podemos “vivir” con lo que hacemos sin precariedades pero sin lujos y es cuando dejamos de huir de nosotros mismo y comenzamos a ser felices.
Posted by Picasa

3 Comments:

Blogger Hetayra said...

Tocaste un tema fragil..

There is a very thin line between love and finances...

Its not about being materialistic, but having at least moderate ambitions does help.

agosto 07, 2008 1:52 p. m.  
Blogger Wendy_NYC said...

El tema es fragil pero hay que tocarlo, la diferencia entre las aspiraciones y las ambiciones es que muchas veces las ambiciones son cosas imaginarias y falsas y sueños que nunca vamos a cumplir, aspirar una carrera, un mejor trabajo para un mejor estandart de vida is fine.

But the ambition to dream that one day maybe you will have a house but never make the eford to keep a job, well no coments about that.

Pero la gente que subestima el amor sobre lo material es otra cosa, el amor sin interes es un juego de niños y una estupides a veces.

El amor con interes o ese falso amor que tienen muchos que solo van a una relacion por dinero y jeepeta eso es otra cosa, al final no dorminos ni con los billetes ni con las gomas de la jeepeta.

a eso se refiere mi post...

esmuches

agosto 09, 2008 9:48 p. m.  
Blogger Marypili said...

Mana me encanto..realmente es asi..... a veces nos desviamos...
gracias por recordarnos lo que es realmente importante en la vida....

No es amar el dinero sino amar y reconocer quien es el dador de TODO lo que tenemos..

bendiciones

agosto 14, 2008 1:28 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home