<

viernes, junio 02, 2006

MALDITA DESPEDIDA...




Engaño, que te saquen el corazón de cuajo, que te prometan imposibles
y te cambien por aire nuevo, la maldita sensación de que se esta en un delirio interminable y se esta loco, esquizofrénico o algo así.

Manipulación, para hacer ver todo pequeño, para que todo se haga ridículo mientras todos se burlan de ti como si fueras un maldito payaso de circo, se acabo la función, por fín se acabo.

Negación, por que eso no es nada, por que no pasa nada, por que no importa nada, total usan tu cabeza como revolver para jugar a la ruleta rusa y reír entre sudor y orgasmos.

Traición, de toda confianza posible, de no confiar ni en tí mismo, de ver fantasmas con labial entre la gente y tu sentado en el banco de espera que te llegue tu turno, pero nunca llega siempre prefiere otro jugador.

Confusión, sí mucha, es tu culpa, es su culpa o la culpa es de ella, de la soledad que se volvió un muro que hizo que el viento del sur viniera a calentar el frió del norte y lo derritiera haciéndolo sentir otra vez vivo, por que estar a mi lado era ya la costumbre.

Dolor, muchísimo, en el hueco donde había un corazón ahora solo hay sangre, espanto y una mezcla de sabores extraños, como a metal oxidado con azúcar amarga, por que en tan solo un segundo se te cayeron todas las paredes que cubrían el que tu llamabas hogar.

Y que soy yo? Un sonámbulo que vaga por esta ciudad buscando rumbo, para saber cuando, como y donde uno de los dos luego de experimentar una dulce muerte instantánea en una maldita habitación de hotel se fue al baño te llamo y te dijo: tus delirios no te dejan ver cuanto te engaño, pero lo hago, hago lo que quiero por que soy superior a tí aunque por dentro yo sea una mierda.
Perdón, perdonar por que? Para que te vuelvan a herir, prefiero sentir que me quemo el alma por dentro con azufre a volver a estar en tus brazos y estés pensando en otro, a que veas disfraces por la calle y te atrevas a ponérselos a cualquiera sin notar la diferencia por tu maldita necesidad de demostrarle a tu ego que eres grande.

Despedida…claro ahora mismo, respirar tu mismo aire es como aspirar cianuro y morir al instante, pero aunque llore de frustración, rabia e impotencia tengo la seguridad de que un día veré un perro vagabundo por la calle y claro, ese serás tu.

Por favor amigos, ahórrense los comentarios, gracias…

4 Comments:

Blogger Amy Castro said...

Me encanta este escrito. Es de tu autoria? Creo que me convertire en una lectora tuya.

junio 02, 2006 10:57 p. m.  
Blogger fgiucich said...

Es cierto, a veces las despedidas son dolorosas y hacen llorar lágrimas de sangre. Abrazos.

junio 03, 2006 11:50 a. m.  
Blogger DrLacxos said...

bueno kieres que nos ahorremos los ocmentarios, peor solo te dire, vive, la vida no para hasta que Dios elige cuando.

junio 04, 2006 10:28 p. m.  
Blogger ..N4t.. said...

se q dijiste q no ahorremos los comments pero solo te kiero decir q vive tu vida es solo una no te mortifikes por personas insignificantes..

Suerte!! Sabes q aki tienes una amigita..

junio 06, 2006 10:34 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home