<

jueves, octubre 12, 2006

Dia de la raza?



Somos un agujero en medio del mar y el cielo
500 años después
una raza encendida negra, blanca y taína
pero quién descubrió a quién...


Hoy celebran el día de la hispanidad, hoy celebran el día de la raza, el descubrimiento de América, la unión de dos mundos, podríamos mas bien celebrar una raza extinta, mas de 500 años y una historia que parece repetida, la lucha del hombre sobre el hombre, la imposición de ideales, la lucha por el poder y claro: el enriquecimiento de unos que significa la pobreza de muchos otros.

Todavía llevamos las cruz a cuesta, por que todavía muchos nos llaman indios, que caemos como pendejos ante opresores y extranjeros, que se violan y ultrajan nuestros derechos y nunca decimos nada; no podemos generalizar de un todo pues sí hemos tenido hombres y mujeres muy valientes, jóvenes que en su época no han tenido miedo de alzar sus voces y luchar, no luchar por estupideces, luchar por vivir en paz y libertad, cosa difícil pues a esta tierra de "indios" nunca le falto un caudillo o un dictador, aquel que supo aplastar las mentes de los débiles hasta torcerles la moral y hacerse llamar dios.

Una y otra vez nos cambian el oro por espejitos, otras tantas veces nos meten sus creencias por donde más nos quepa y con sus santas cruzadas convierten la sangre en agua bendita, saquean, queman, violan y a nadie le importa, ahora en tiempos de tanta modernidad de un Colón moderno que desde su barco de opulencia grita Metro! en vez de tierra!, ahora quien vendrá a descubrir nuestra isla de palmeras artificiales? Quien podrá defendernos?

La historia de nuestro pueblo se repite, parece que no salimos de un abismo, un pueblo de títeres tal vez? parece que no evolucionamos como nación, lo muestran estos versos, que parecen escritos ayer, pero que dicen una gran verdad, el por que somos lo que somos como sociedad, aunque no todo sea pesimismo y soy de las que creen que somos gente que ha sido muy maltratada y engañada y que ojalá un día tengamos un mejor destino.

Perdonen si les digo unas locuras
en esta dulce tarde de febrero
y si se va mi corazón cantando
hacia Santo Domingo, compañeros.

Vamos a recordar lo que ha pasado
desde que don Cristóbal marinero
puso los pies y descubrió la isla.
¡Ay mejor no la hubiera descubierto!
Porque ha sufrido tanto desde entonces
que parece que el Diablo y no Jesús
se entendió con Colón en este aspecto.

Estos conquistadores españoles
que llegaron de España con lo puesto
buscaban oro, y lo buscaban tanto,
como si les sirviese de alimento.

Enarbolando a Cristo con su cruz
los garrotazos fueron argumentos
tan poderosos que los indios vivos
se convirtieron en cristianos muertos.

Aunque hace siglos de esta historia amarga
por amarga y por vieja se la cuento
porque las cosas no se aclaran nunca
con el olvido ni con el silencio.

Y hay tanta iniquidad sin comentario
en la América hirsuta que nos dieron
que si hasta los poetas nos callamos
no hablan los otros porque tienen miedo.

Ya se sabe que un día declaramos
la independencia azul de nuestros pueblos
uva por uva América Latina
se desgranó como un racimo negro
de nacionalidades diminutas
con mucha facha y con poco dinero.

(Andamos con orgullo y sin zapatos
y nos creemos todos caballeros.)

Cuando tuvimos pantalones largos
nos escogimos pésimos gobiernos
(rivalizamos mucho en este asunto:
Santo Domingo se sacó los premios).

Tuvo de presidentes singulares
déspotas sanos, déspotas enfermos,
tiranos tontos y tiranos ricos,
mandones locos y mandones viejos.

En esta variedad un tanto triste
tuvieron a Trujillo sempiterno
que gracias a un balazo se enfermó
después de cuarenta años de gobierno.

Podríamos decir de este Trujillo
(a juzgar por las cosas que sabemos)
que fue el hombre más malo de este mundo
(si no existiese Johnson, por supuesto).

(Se sabrá quién ha sido más malvado
cuando los dos estén en el infierno.)

Cuando murió Trujillo respiró
aquella pobre patria de tormentos
y en un escalofrío de esperanzas
subió la luna sobre el sufrimiento.

Corre por los caminos la noticia,
Santo Domingo sale del infierno,
por fin elige un presidente puro:
es Juan Bosch que regresa del destierro.

Pero no les conviene un hombre honrado
a los gorilas ni a los usureros.
Decretaron un golpe en Nueva York:
lo echan abajo con cualquier pretexto,
lo destierran con su Constitución,
instalan a cualquier sepulturero
en el trono del mando y del castigo.
Y los verdugos vuelven a sus puestos.

“La democracia representativa
ha sido restaurada en ese pueblo”
dijo El Mercurio en un editorial escrito
en la embajada que sabemos.

Pero esta vez las cosas no marcharon.
De un modo inesperado aunque severo
a norteamericanos y gorilas
les salieron tornillos en el queso.
Y con voz de fusiles en la calle
salió a cantar el corazón del pueblo.

Santo Domingo con su pueblo armado
borró la imposición de los violentos:
tomó ciudades, campos, y en el puente,
con el pecho desnudo y descubierto,
aplastó tanques, desafió cañones.

Y corría impetuoso como el viento
hacia la libertad y la victoria,
cuando el texano Johnson, el funesto,
con la sangre de muchos en las manos,
hizo desembarcar sus marineros.

Cuarenta y cinco mil hijos de perra
bajaron con sus armas y sus cuentos,
con ametralladoras y napalm,
con objetivos claros y concretos:
“poner en libertad a los ladrones!
y a los demás hay que meterlos presos!”.

Y allí están disparando cada día
contra dominicanos indefensos.

Como en Vietnam, el asesino es fuerte,
pero a la larga vencerán los pueblos.

La moraleja de este cuento amargo
se la voy a decir en un momento
(no se lo vayan a contar a nadie:
soy pacifista por fuera y por dentro!):
Ahí va:
Me gusta en Nueva York el yanqui vivo
y sus lindas muchachas, por supuesto,
pero en Santo Domingo y en Vietnam
prefiero norteamericanos muertos.


Pablo Neruda
Versainograma a Santo Domingo
Chile 1966

6 Comments:

Blogger gonzalo said...

Nuestro Pablo, es una gran voz en el alma de la tierra.

octubre 12, 2006 7:19 p. m.  
Anonymous pau said...

La mal llamada reconquista en la historia española duró nada menos que ocho siglos. Vosotros llevais cinco, hace ya mucho que comenzó.
Cada día se siente más la revuelta y reconquista del indio para con su tierra.
En América se viven tiempos donde ya se vislumbra la salida del túnel. Habrán subidas y bajadas, pero la lógica siempre termina imponiéndose de manera machacona, no lo dudes. Pasarán cien o doscientos años pero la historia no perdona y el que cierre los ojos a tal cosa, tiene claro su final.

octubre 12, 2006 8:31 p. m.  
Blogger máximo de la cruz said...

dia del exterminio de culturas y razas que habia que someter a modus vivendis de extraños....excelente wendy,hay que hecer que las personas no olviden,saludos!!!!!

octubre 13, 2006 3:04 a. m.  
Blogger alegriadequerer said...

MELAO siempre tu...eres UNICA con esto de escribir, siempre te he respetado y siento mucha abmiraccion por ti tu amiga de siempre
YUDELKA


YARAMBURO_20@HOTMAIL.COM
NESECITO LA RECETA DE MANTENERTE TAN BELLA Y FLACA!!

octubre 13, 2006 9:35 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

hacia mucho que no pasaba por aca, que bien ver que todo sigue en pie!

octubre 14, 2006 6:12 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Creo que no somos una raza extinta. Recuerda que en tus venas corre sangre taína, española y negra africana.
La lucha del hombre sobre el hombre existe independientemente de la geografía y el color de la piel.
La caída de los tainos, como pendejos, se debió más bien a la diferencia de culturas. No en vano somos el nuevo mundo descubierto por un viejo mundo muchos siglos más viejo que nosotros.
Nunca fuimos pendejos....´fuimos niños en manos de viejos.... llamarías pendejo a un niño que se deja engañar?

una amiga

octubre 23, 2006 5:45 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home